Reflexiones de una libreta negra (XXIV)

Escrito el Wednesday, 24 May 2006

    ¶ En un mundo en el cual la vida humana ha perdido todas sus singularidades, la presencia de un prójimo siempre causa inquietud y desasosiego. No resulta curioso que ese sujeto que se nos aparece ante nosotros despierte nuestro recelo: La humanidad se ha disuelto en las masas, y la masa es la que fija el centro de gravedad. Frente a eso la aparición de un individuo supone una inquietante esperanza, el presentimiento de un seísmo.

No comments have been added to this post yet.

Leave a comment

(required)

(required)


Informacion para los comentarios
Tu direccion de correo nunca se publicara.
Utiliza los botones para personalizar tu comentario: B para negrita, I para cursiva, W para enlazar y X para borrar cualquier etiqueta anterior.


RSS feed for comments on this post | TrackBack URI